Desde el mes de enero de 1937, con la capitalidad de la República ya asentada a la ciudad, hasta marzo de 1939, Valencia y los poblados marítimos sufrieron incesantes bombardeos que sembraron la muerte y la destrucción. Toneladas de explosivos fueron lanzados sobre una población indefensa y abrumada que, de repente, se encontraba con la guerra a la puerta de casa. Por la noche y de día, muchas veces sin el aviso de las sirenas el sonido de las cuales bastaba para provocar el pánico, aviones y barcos del bando sublevado lanzaban bombas y proyectiles sobre la ciudad.

Ante aquella tempestad de hierro se hizo necesario organizar la protección de la población, la Junta de Defensa Antiaérea, a partir de enero de 1937 Junta de Defensa Pasiva, se encargó de esto. Con ese propósito se dictaron normas de conducta y se inició la construcción de decenas de refugios subterráneos. Refugios en escuelas, refugios en fábricas, refugios en suyos del gobierno de la República, refugios públicos en diferentes barrios… Y, a partir de 1938, cuando la intensidad y frecuencia de los bombardeos aumentó de manera notoria, también pequeños refugios privados. Se llegaron a construir más de 300 a la ciudad y, aunque de muchos de ellos sólo quedan el listado o los planes en el Archivo Histórico Municipal, otros afortunadamente quedaron como testigos de aquellos años duros que conviene no olvidar. Uno de estos refugios es el que se conserva en el patio interior del edificio del Ayuntamiento y que se puede visitar desde el año 2017.

Se trata de un refugio de tipo escolar, construido en 1938 (entre enero y julio de ese año) por parte del arquitecto José Luis Testor y que tenía una capacidad para albergar 700 niños del centro escolar situado en un lateral del propio edificio del Ayuntamiento. Consta de dos entradas simétricas mediante escaleras y cinco naves alargadas paralelas, cubiertas con vuelta rebajada hecho de hormigón, y comunicadas entre sí mediante arcos de medio punto.

Las dos naves extremas son más largas. En una de ellas se situaba la sala de máquinas con el extractor de aire eléctrico, que se conectaba en una red de canales por debajo del suelo y por dentro de las paredes, con el que se conseguía mantener una ventilación adecuada dentro del refugio; este extractor tenía una manivela para accionarlo manualmente en caso de que fallara el suministro eléctrico. En el otro extremo del refugio estaban los retretes, el desagüe de los cuales iba a un pozo ciego.

Todas las naves tenían bancos de obra, donde se podían sentar los escolares mientras esperaban que pasara el peligro (actualmente desaparecidos por reformas posteriores). El refugio disponía de electricidad distribuida mediante tubos de cobre que contenía el cable y que daban luz a las tenues bombillas que colgaban directamente del techo.

El refugio fue rehabilitado en 2016 recuperando el aspecto que tenía que tener en origen. Por otro lado, se preparó el proyecto museogràfic como una intervención de baja intensidad, con objeto de potenciar el edificio en si mismo. Así se han situado paneles informativos en las cabeceras de las naves, y en la primera sala se ha instalado una pantalla para proyectar cuatro audiovisuales que recogen imágenes sobre bombardeos de ciudades por las tropas italianas y varios testimonios de vecinos de Valencia que vivieron en primera persona los mismos.

Así mismo, se ha adecuado el corredor de acceso al refugio a manera de introducción, con información relativa a los refugios antiaéreos existentes en Valencia. Podemos ver aquí un mapa de la ciudad con la ubicación de los refugios conocidos, así como los impactos de las bombas lanzadas por la aviación nacional. Hay también información sobre los diferentes tipos de refugios antiaéreos, así como su uso después de acabada la guerra. Finalmente se dedica un apartado a efectos del bombardeo que sufrió el edificio del Ayuntamiento el 28 de mayo de 1937.

Acceso al refugio por la Sala de Exposiciones Municipal, entrada por la calle Arzobispo Mayoral esquina con calle Periodista Azzati.



Datos básicos

Horario:

> HORARIO (nueva normalidad):
Sólo se podrá acceder mediante visita guiada gratuita con reserva previa.
Cerrado los días: 1 y 6 de enero, 1 de mayo y 25 de diciembre.

> VISITAS GUIADAS GRATUITAS:
Lunes 11:00 h.

> PROGRAMA FAMILIAR. Actividades gratuitas:
Viernes 11:30 h.

Por la temática y el contenido, estas visitas y actividades se recomiendan para adultos y niños mayores de 12 años.
Información y reservas al 96 370 11 05

Las visitas y los talleres quedan adaptados a las medidas sanitarias vigentes. En función de las circunstancias del refugio, respecto a tales medidas, podrán sufrir modificaciones.
Puede consultar la OFERTA ACTUAL en +información.

Precio:

ENTRADA GRATUITA. Todos los visitantes han de ir correctamente documentados (DNI, pasaporte, etc.).

Dirección:

Ajuntament de València.
El acceso se realiza por la Sala de Exposiciones del Ayuntamiento, calle Arzobispo Mayoral, núm. 1

Más información: