Una de las dos puertas de la muralla bajomedieval que conserva Valencia, además de las Torres de Quart, es la de las Torres de los Serranos.

Fueron construidas en el S. XIV por el maestro Pere Balaguer, entre los años 1392 y 1398, como un símbolo para una ciudad que vivía una época de esplendor y expansión comercial. Le sirvieron como inspiración otras puertas góticas, fundamentalmente la Puerta Real del Monasterio de Poblet. El portal de los Serranos -que durante varios siglos constituyó el principal acceso a nuestra ciudad por el norte- se encuentra flanqueado por dos descomunales torres pentagonales unidas por el cuerpo central en el cual se enmarca un gran arco de medio punto.

El edificio tiene una variada decoración escultórica que posiblemente fuera diseñada por Pere Balaguer. De ella podemos destacar la grande traceria gótica en el cuerpo central; los personajes bíblicos en los puntos de apoyo de la barbacana; los escudos situados sobre el arco de entrada; las figures animales en la arrancada de los nervios de las vueltas, y las cuatro gárgolas que adornan las grandes tribunas en la parte posterior. La mayoría de elementos escultóricos, sin embargo, son copias -basadas en los modelos originales- realizadas entre 1893 y 1901.

 

Esta gran puerta monumental sirvió durante mucho tiempo como principal bastión de la ciudad, aunque sobre todo se utilizaba para la celebración de ceremonias y las entradas oficiales a la ciudad de los reyes de la Corona de Aragón. Un uso que a día de hoy todavía perdura, pues las torres se utilizan todos los años para celebrar la Crida, un acto que se celebra el último domingo del mes de febrero y que representa el pistoletazo de salida de las Fallas.

A finales del S. XVI las torres sirvieron de prisión para nobles y caballeros. Precisamente este uso como prisión las salvó de la destrucción de la muralla cristiana en el S. XIX. Ya en el S. XX, en los años de la Guerra Civil española, las Torres de los Serranos sirvieron como depósito de las obras evacuadas del Museo del Prado.

En 1931 fueron declaradas Monumento Nacional. Pueden visitarse todos los días.



Datos básicos

Horario:

Lunes a Sábado 10 h a 19 h
Domingos y festivos de 10 h a 14 h
La visita en las Torres de los Serranos está condicionada a la presencia de luz solar. La hora del último acceso cambia entre noviembre y febrero. La visita puede estar limitada por condiciones meteorológicas que pongan en peligro la seguridad de los visitantes (lluvia, niebla, fuerte viento).

Precio:

Precio general 2 € - Tarifa reducida 1 € - Tarifa gratuita (Domingos y festivos) - Bono 3 días 6 €

Dirección:

Plaza dels Furs, s/n
46001 Valencia

Transporte:

Autobús: 5, 6, 16, 26, 28, 80 y 95