La Cripta Arqueológica de la Cárcel de San Vicente Mártir se encuentra en la Plaza del Arzobispo, 3, ante el Museo de la Ciutat y a pocos pasos de la catedral.

En ella se puede contemplar un audiovisual multimedia que explica la historia del edificio. Los pasas audiovisuales se realizan en tres idiomas alternativos: castellano, valenciano e inglés, y se combinan con visitas libres en que se puede apreciar con detalle los restos arqueológicos.

El edificio visigodo se corresponde con una capilla funeraria dreçada en el siglo VI para albergar los restos mortales de algún prelado.

Está construida con una fábrica mixta de sillar (reutilizada) y masonería, poniendo especial atención en el acabado exterior, en el que se utilizan encantados de mortero para señalar los sillares. El edificio se cubría con vuelta de cañón y hay la posibilidad que tuviera una segunda planta. En los pies de la nave se construyeron arcosolis para contrarrestar los empujones de la cubierta, probablemente usados a manera de capillas para disponer sarcófagos.

El crucero está separado de la nave y del presbiterio por una doble línea de canceles, realizados en piedra calcárea finamente labrada y sostenidos por barroterres de mármol. En el centro del crucero se encontró una tumba y, en su interior, los restos mortales de un individuo masculino de edad madura. Por la posición de los huesos y las características de estos se llegó a la conclusión que se trataba de una inhumación secundada, esto es, que el cuerpo fue sepultado en otro lugar y posteriormente se desenterró y trasladó a esta tumba. En el exterior del edificio, en cada unos de los lados, hay tumbas en cista construidas con grandes fajas de piedra.

Este edificio formaba parte del conjunto episcopal, integrado además por la catedral, la falca, una iglesia junto a esta, un posible baptisterio y otra capilla gemela a la estudiada, así como una extensa necrópolis. Es muy probable que nuestro edificio estuviera comunicado con la catedral.
El SIAM, departamento municipal de arqueología dependiente del Servicio de Patrimonio Histórico, inició la excavación arqueológica en este lugar en 1989, con ocasión del derrocamiento del inmueble que rodeaba la llamada Prisión de San Vicente.

En los niveles inferiores de la excavación se encontró el Kardo máximo, prolongación de la Vía Augusta dentro de la ciudad. Así mismo fueron excavadas varias estructuras de una domus que da en esta calle, destacando la aparición de una pintura mural con una efigie del dios Mercurio.

Por encima de la vía se encontró un edificio de planta cruciforme, datado en época visigoda. Posteriormente se descubrió que se trataba de una capilla funeraria construida para alojar los restos de algún prelado, la cual formaría parte del conjunto episcopal, probablemente como un anexo de la catedral. Su estado de conservación era excelente y inclús uno de los lados del crucero conservaba la cubierta.

El espacio interior de la capilla se encontraba dividido en diferentes aposentos por medio de barandats. A lo largo del proceso de excavación se llegó a la conclusión que estos se habían construido en época islámica para transformar el edificio en baños palaciegos. A principios del siglo XI se amortizó está fase, echando tierra y escombros dentro de la construcción. En los niveles de amortización se encontró una ingente cantidad de cerámicas decoradas y sin decorar, así como dos espléndidas jarras de bronce, un huevo de avestruz decorada, y una comida datada en el 1007-1008.


Datos básicos

Horario:

Lunes a sábado: de 10 a 14 y de 15 a 19 h
Domingo y festivos: de 10 a 14 h
Cerrado: 1 y 6 de enero, 1 de mayo y 25 de diciembre
Visites: concierta previamente las visitas en grupo
Paso audiovisual: de martes a sábado a las 10, 11.30, 13 y 18 h (Duración 25 minutos). Domingos a las 10.30, 11.30, 12.30 y 13.30 h

Tarifas:

Entrada individual: 2 euros
Domingos y festivos: gratuito
Abono: 6 euros (válido para tres días)

Dirección:

Plaza del Arzobispo, 1
46003 Valencia
Teléfono: 962 084 573
Correo electrónico: patrimoniohistorico@valencia.es