Arbres: Un passeig per l’albereda

La presència d’Arbres Monumentals i Singulars a la ciutat de València, reflecteix l’esperit de persones, moltes anònimes, que van apostar per conservar i protegir a uns dels éssers vius més longeus del Planeta, i la capacitat del qual de créixer durant tota la seua vida ens permet hui dia sorprendre’ns amb les seues dimensions o per característiques que res tenen a veure amb les mesures sinó amb les seues rareses, la seua forma peculiar, els fets històrics associats a ells o perquè són espècies úniques.

Tots ells de forma silenciosa contribueixen en la lluita contra el canvi climàtic. Són els nostres aliats i jugaran un paper important a l’interior de les ciutats.

Tots ells ens fan la vida més agradable. Són els Testimonis vius de la nostra història, els viatgers del temps i de l’espai, són els hereus del model de ciutat sostenible que construïm ara.

L’albereda va nàixer amb vocació de ser un passeig per a la ciutadania. Per això, «Un passeig per l’albereda» ens trasllada a aquest emblemàtic lloc el nom el qual té el seu origen en la presència d’uns arbres, els àlbers, dels quals encara podem trobar algun exemplar i ens permetrà descobrir un gran nombre d’espècies, singulars i monumentals en una part de la ciutat carregada d’història.

Arbres: Els indians

La presència d’Arbres Monumentals i Singulars a la ciutat de València, reflecteix l’esperit de persones, moltes anònimes, que van apostar per conservar i protegir a uns dels éssers vius més longeus del Planeta, i la capacitat del qual de créixer durant tota la seua vida ens permet hui dia sorprendre’ns amb les seues dimensions o per característiques que res tenen a veure amb les mesures sinó amb les seues rareses, la seua forma peculiar, els fets històrics associats a ells o perquè són espècies úniques.

Tots ells de forma silenciosa contribueixen en la lluita contra el canvi climàtic. Són els nostres aliats i jugaran un paper important a l’interior de les ciutats.

Tots ells ens fan la vida més agradable. Són els Testimonis vius de la nostra història, els viatgers del temps i de l’espai, són els hereus del model de ciutat sostenible que construïm ara.

Més enllà dels mars: Els «Indians» és la ruta dels que vénen de molt lluny, els van portar aquelles persones que es van aventurar a creuar l’Atlàntic i van tornar. I amb ells van arribar espècies exòtiques, que els van acompanyar en el seu viatge de retorn. Hui formen part del nostre paisatge urbà i ens recorden a aquells «indians».

 

Arbres: Un viatge pel Mediterrani

La presència d’Arbres Monumentals i Singulars a la ciutat de València, reflecteix l’esperit de persones, moltes anònimes, que van apostar per conservar i protegir a uns dels éssers vius més longeus del Planeta, i la capacitat del qual de créixer durant tota la seua vida ens permet hui dia sorprendre’ns amb les seues dimensions o per característiques que res tenen a veure amb les mesures sinó amb les seues rareses, la seua forma peculiar, els fets històrics associats a ells o perquè són espècies úniques.

Tots ells de forma silenciosa contribueixen en la lluita contra el canvi climàtic. Són els nostres aliats i jugaran un paper important a l’interior de les ciutats.

Tots ells ens fan la vida més agradable. Són els Testimonis vius de la nostra història, els viatgers del temps i de l’espai, són els hereus del model de ciutat sostenible que construïm ara.

«Un viatge pel Mediterrani» és una travessia per un Mar de cultures i un «Mar» d’arbres, en els dominis del Mare Nostrum, ells en parlen i vinculen els nostres llaços històrics. Diferents països amb un nexe comú: el clima i els seus arbres.

I per a descobrir-ho, res millor que el Jardí de la Rambleta, dissenyat per els seus creadors per a «qüestionar la relació dels humans amb la naturalesa poderosa a la visió d’omnipotència de l’humà capaç de doblegar-la a la seua conveniència, optant ara per la recerca d’una relació de respecte i integració».

Arbres: La volta al món

La presència d’Arbres Monumentals i Singulars a la ciutat de València, reflecteix l’esperit de persones, moltes anònimes, que van apostar per conservar i protegir a uns dels éssers vius més longeus del Planeta, i la capacitat del qual de créixer durant tota la seua vida ens permet hui dia sorprendre’ns amb les seues dimensions o per característiques que res tenen a veure amb les mesures sinó amb les seues rareses, la seua forma peculiar, els fets històrics associats a ells o perquè són espècies úniques.

Tots ells de forma silenciosa contribueixen en la lluita contra el canvi climàtic. Són els nostres aliats i jugaran un paper important a l’interior de les ciutats.

Tots ells ens fan la vida més agradable. Són els Testimonis vius de la nostra història, els viatgers del temps i de l’espai, són els hereus del model de ciutat sostenible que construïm ara.

Han sabut enginyar-li-les per a ser grans viatgers, amb l’ajuda del vent o dels animals; però també de la mà de botànics, naturalistes, aventurers o científics. Han recorregut enormes distàncies des de racons llunyans de tot el món, per a arribar fins ací. Donar la volta al món en un matí, als Jardins del Real (Vivers), és possible gràcies a aquests arbres.

Árboles monumentales y singulares

La presencia de Árboles Monumentales y Singulares en la ciudad de València, refleja el espíritu de personas, muchas anónimas, que apostaron por conservar y proteger a unos de los seres vivos más longevos del Planeta, y cuya capacidad de crecer durante toda su vida nos permite hoy en día sorprendernos con sus dimensiones o por características que nada tienen que ver con las medidas sino con sus rarezas, su forma peculiar, los hechos históricos asociados a ellos o porque son especies únicas.

Todos ellos de forma silenciosa contribuyen en la lucha contra el cambio climático. Son nuestros aliados y van a jugar un papel importante en el interior de las ciudades.

Todos ellos nos hacen la vida más agradable. Son los Testigos vivos de nuestra historia, los viajeros del tiempo y del espacio, son los herederos del modelo de ciudad sostenible que construimos ahora.

La ruta Testigos de la Historia es una razón mas para recorrer el anillo ciclista, es la oportunidad de conocer un anillo de Árboles Monumentales y Singulares rodeando la Ciutat Vella, cargada de historia y de la que muchos de estos árboles han sido testigos.

Valencia en la Memoria

Valencia en la Memoria es un proyecto de la Concejalía de Patrimonio y Recursos Culturales que recupera para el espacio público de nuestra ciudad edificios o monumentos que tuvieron un importante papel (político, cultural y cotidiano) durante la guerra civil, y para especial atención al año en qué Valencia fue capital de la República (noviembre 1936-octubre 1937).

Una serie de hitos (monolitos de hormigón) nos dan las información más destacada, ilustrada con imágenes históricas, y ampliables en una versión web, de fácil acceso gracias a códigos QR.

Haciendo “visibles” de nuevo estos edificios, se recupera para la ciudadanía una parte de nuestro patrimonio durante aquellos años tan importantes y difíciles. No solo se complementan así las informaciones ya disponibles por otros periodos de la historia de Valencia, sino que se contribuye a rescatar importantes referentes de nuestra cultura democrática.

Se ubicado 16 “monolitos”, en la zona de vía pública, que hacen referencia a 16 edificios o conjuntos que han sido destacados por su relevancia y que se pueden seguir con un plano donde están situado todos ellos.

Los lugares señalizados son los siguientes:

Cuentos Blasco Ibañez – Ruta 2

El segundo itinerario nos puede llevar desde el puente de San José a los lugares donde estuvo ubicada la capilla del gremi dels blanquers, frente a las Alameditas de Serranos. Acto seguido, se accederá al palau de la Generalitat, donde siglos atrás estuvo la Real Audiencia, y bordeando el Miguelete se recorrerá la antigua zona de las platerías para desembocar en la plaza del Mercado y terminar el recorrido junto a la Lonja.

Entre naranjos

Ateniéndonos a lo narrado en la novela Entre naranjos, se traza una ruta donde se sitúan los espacios por los que transitó el protagonista alcireño del relato en su breve estancia en la ciudad antes de emprender una fuga amorosa con la hermosa cantante de ópera Leonora. En concreto, partiendo desde la esquina de la calle Lauria con la plaça de l’Ajuntament, se sigue hasta el lugar donde estuvo el desaparecido Café de España. Por la calle Barcas se llega hasta el teatro Principal, y desde allí al Hotel Inglés (antaño de Roma), informando sobre la plaza de Villarrasa y el palacio del Marqués de Dos Aguas. Luego, se accede a la Universitat Literària desde la calle de la Nau, para marchar a continuación al Parterre, cruzando luego por el puente del Real hasta desembocar en la Alameda.

Si bien la historia narrada en Entre naranjos transcurre, fundamentalmente, en un ámbito rural que condiciona de manera decisiva la peripecia amorosa de los protagonistas y sirve al autor para denunciar las maneras del caciquismo y la política local, el desplazamiento de los personajes hasta Valencia permite materializar un interesante itinerario.

Ruta recinto amurallado de época islámica

Se toma como referencia el trazado de la muralla en el momento de la conquista cristiana de la ciudad en 1238 por las tropas de Jaume I.
A continuación se hace una enumeración de los lugares donde se conservan a la vista restos de alguno de los elementos defensivos y que se han ido recuperando a lo largo de los últimos 30 años de excavaciones arqueológicas en la ciudad.

Comenzaremos el recorrido partiendo de la Puerta de al-Qantara que se situaría detrás de las torres de Serranos, desde donde el muro giraría al SO, hacia la plaza de los Fueros y la calle de las Rocas. Aquí, la Fundación Florida State University (FSU) en el número 2 de la calle Blanquerías ha recuperado un torreón defensivo semicircular, una línea de almenas y varias balsas de tintado de curtidores de época medieval. Todos estos elementos se han integrado en el salón de actos del edificio y están a la vista, aunque para verlos hay que solicitar autorización.

En la plaza de los Fueros entre los números 2 y 4, dentro de los comercios allí ubicados, se puede observar una parte del muro islámico en la planta baja de los mismos. En el horno de Montaner situado en el número 5 de la calle Roteros, se integró un fragmento de ocho metros del muro defensivo que es visible en la fachada externa y en el interior del horno.

A partir de aquí, y siguiendo la calle Palomino, se llega a la plaza del Ángel donde se conserva uno de los torreones más conocidos desde antiguo y que actualmente está ocupado por viviendas particulares. Desde este punto, el muro se introduce por la plaza de Beneyto y Coll, siguiendo por la calle Mare Vella, lugar en el que se localiza una tercera torre de mampostería, utilizada también como vivienda particular. Desde aquí se prosigue por el Portal de Valldigna, puerta abierta en el año 1400 para comunicar el interior de la ciudad con la morería, continuando por la calle Salinas, donde se conservar exento en la línea de fachada parte del lienzo.

Desde este punto, la muralla se adentra por los edificios de la calle de Caballeros, a la altura de los números 36 y 38, actualmente ocupados por una escuela de idiomas, en cuyo interior se puede observar un importante tramo de muro, así como dos torres hasta la altura del primer piso. Desde aquí se pasa a la plaza del Tossal donde, en la Galería municipal del mismo nombre dedicada a exposiciones temporales, se muestran los restos de una torre y lienzo de la muralla correspondiente a la puerta de al-Hanax que fue remodelada mediante una torre cuadrada de tapial en el siglo XII. También se observan unos arcos de ladrillo, sobre los que se elevaba la bóveda que cubría la acequia de Rovella, conducción que fue canalizada por el antiguo foso de la muralla en el siglo XV.

A partir de este punto, la muralla continuaría por la calle Bolsería llegando a la plaza del Horno de San Nicolás nº 4, donde en la sala de exposiciones del Colegio Mayor Rector Peset se han integrado parte de la cerca y otra de las torres semicirculares del siglo XI.

Desde aquí, continuando hacia la Lonja, por cuya fachada trasera discurría la muralla, seguiría hasta la calle San Fernando nº 12 y, en el Centro de Cultura Contemporánea Octubre, se puede ver en el sótano parte del muro y una torre cuadrada de 4,30 de lado fechada en el siglo XII.

Siguiendo hacia la calle San Vicente donde se abriría la puerta de la Boatella, la muralla se adentra por el interior de las casas de la plaza de Mariano Benlliure, donde en el restaurante Orio, cuyo acceso es por la calle San Vicente nº 23, se ha integrado una torre de planta cuadrada en cuyo frente se pueden ver reutilizados grandes sillares de época romana.

Desde aquí continua el muro hacía la calle Tránsits donde se vuelve a hacer visible a la altura del nº 5-6, al interior de una cafetería y de la papelería Sena Alós que ha incorporado los restos de la muralla bajo el suelo, cubiertos por un cristal transparente.

Continuando por la calle de las Barcas se llega hasta la calle de Comedias donde la muralla marca un giro importante hacia el norte, adentrándose por debajo del edificio de la Universidad, en cuyo zaguán se observa otra de las torres cuadradas. Desde aquí continuaría hasta la calle del Mar, donde en un restaurante recayente a la conocida plaza de los Patos, se puede observar un pequeño fragmento del muro unido a una de las paredes del circo romano.

En esta misma plaza, a la altura de la actual iglesia de San Felipe Neri, se abriría la puerta de la Xerea para continuar hacia el norte por la calle de Trinquete de Caballeros hasta llegar a la altura del edificio del hotel Caro en la calle del Almudín, donde integrado en el mismo y en el restaurante anexo, se puede ver un extenso tramo del lienzo y otra de las torres de planta cuadrada que se adentra en el contiguo edificio del palacio del Temple. Aquí, durante las obras de restauración se han sacado a la luz la muralla, otras dos torres y parte del antemural o barbacana.

A partir de este punto, continuaría la muralla hasta llegar a la marginal del rio, donde se levantaba la imponente torre de Ali Bufat que albergaba la puerta de Ibn Sajar. Desde aquí giraría hacia el oeste, por delante del pretil del rio llegando hasta la calle del Salvador donde, frente al puente de la Trinidad, se levantaría la puerta de al-Warraq y siguiendo por la calle de Conde Trénor, se llegaría a cerrar el recinto en la puerta de al-Qantara, punto de origen de este recorrido.

Ruta Valencia en bicicleta

Palau de la musica

Si apuestas por el transporte sostenible y te gusta ir en bicicleta, debes saber que Valencia reúne condiciones ideales para el turismo ciclista. Por muchas razones: por su tamaño no excesivamente grande, por su condición de ciudad prácticamente plana, sin desniveles; por sus condiciones climáticas agradables y por su carril bici de más de 120 kilómetros que conecta todos los barrios de la ciudad. Además, el anillo ciclista rodea el centro histórico de Valencia y permite acceder fácilmente a esta zona absolutamente clave de la ciudad.

Valencia pertenece a la Red de Ciudades por la Bicicleta, asociación para la generación de una dinámica entre ciudades españolas que permita facilitar, hacer más segura y desarrollar la circulación de los ciclistas, especialmente en el medio urbano.